6 cosas que posiblemente no sabías sobre tu perro

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someonePin on Pinterest

A continuación os mostramos una lista, con 6 curiosidades sobre tu perro que puede que no conozcas:

1) En verdad son “perritos calientes”

La próxima vez que tu perro esté jadeando en un día soledad, tengamos piedad de él, pobrecito.  No sólo lleva encima un abrigo de piel enorme, sino que también tiene una temperatura corporal superior a la tuya.
La temperatura normal de una persona es entorno a 37C, pero un perro es de un grado más, de 38CPor eso, las pulgas se sienten más atraídas hacía tu perro que hacia ti.

2) Cuando mueven el rabo no siempre significa que están contentos.

Al parecer, los perros mueven la cola hacia la derecha cuando están felices y hacia la izquierda cuando están asustados.

3) Los perros pueden oler la enfermedad

Nuestros amigos tienen la capacidad increíble para reconocer una gama de compuestos orgánicos que desprende el cuerpo humano cuando no está funcionando como debería. Esto significa, que en realidad, pueden diagnosticar cáncer, motivo por lo que los científicos están explorando más a fondo, así como la detección de diabetes y de los primeros signos de ataque epilépticos.

4) Los perros pueden ver en color.

Es un mito común que los perros sólo pueden ver en blanco y negro. En realidad pueden ver en colores, sólo que no tan vívidamente como seres humanos.

5) La orina de tu perro corroe el metal.

Así que si nuestro perruno hace pis en los poste de la luz, piensa, esos ácidos de su orina están estropeando el metal del mobiliario urbano. Ojo, está alerta es para ellos y también para los humanos jeje

6) Los perros no tienen remordimientos de culpabilidad.

Es curioso, como investigadores han sacado conclusiones después de haber realizado diversos estudios, de que los perros no tienen sentimiento de culpabilidad. Los ojos con los que nos miran después de haberlos regañado no son un signo de culpabilidad. Alexandra Horowitz, Del Barnard College de Nueva York concluyó después del estudio, que todos los perros parecían que se sentían culpables después de haber sido regañados por comer una golosina prohibida, como puede ser una galleta. Y justamente, los que fueron injustamente acusados a menudo parecían más culpables de los que sí realmente se merecían esa bronca.

¿Qué os han parecido estas curiosidades? ¿Sabías estás cosas sobre tu perro? Coméntanos si conocéis alguna otra peculiaridad que sepas de los perrunos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *